junio 07, 2011

Amenas pláticas conyugales 3.

-¿Por qué revolvíste mis playeras de vestir con las del trabajo?

-Yo no revolví nada.

-¡Cómo no! Mira, esta es de vestir y esta es para trabajar ¿Por qué están juntas?

-¡Que yo no las revolví!

- Ya se me hizo tarde por estarlas separando, para la otra ten más cuidado, me toma muchísimo tiempo estar buscándo las del trabajo en las mañanas, sería mucho más fácil si desde que las doblas las separeses de una vez y así me ahorrarías muchísimo tiempo.

-Te repito que yo revolví nada.

-¡No puedo creer que, encima de todo te hagas la loca!

-Yo no revolví nada, por que fuíste tú el que esta semana dobló y acomodó la ropa.

...

...

...

...

-¿Por que no vamos al cine al rato?

5 comentarios:

la MaLquEridA dijo...

Y eso es todos los días...

Juano T&S dijo...

Jajaja a webo, se la barre con ganas jajaja

la MaLquEridA dijo...

Gracias por comentar en mi blog, se te agradece.

Claro que si tiene caso comentar, te leo y eso es importante para mi.

Me da gusto que no te avergûences del lugar en que naciste habla muy bien de ti eso, tambièn el que quieras regresar. Nosotros vamos seguido y si ya se puso feo pero supongo es en todos lados.

Muchos saludos.

PHERRO dijo...

Esos pequeños detalles por cuales hoy estoy des-casado.
Agradable volver a leerte, después de algunos meses.
Cuídate, que estés muy bien, luego nos leemos.

todavia dijo...

La cosa buena de trabajar en un empleo super cochino es que no hay manera de revolver la ropa de trabajo con la de siempre... a menos que se acostumbre andar en harapos cuando se sale a la calle =)